Breadcrumbs

Empezar el colegio

Consejos principales para luchar contra los virus de la vuelta al colegio

Algo que notará cuando su hijo empiece o vuelva al colegio o a la guardería, es que parece enfermarse… todo el tiempo.

Pero no se preocupe. La vuelta al colegio es un momento emocionante para su hijo, ya que aprende cosas nuevas y se pone al día con sus amigos. La desventaja es que los gérmenes y bacterias que causan enfermedades se pueden transmitir muy fácilmente en este tipo de ambientes, así que es probable que su hijo se contagie algunos virus mientras su sistema inmonológico aprende a defenderse.

Las vacunaciones —o inmunizaciones— evitan que su hijo se contagie algunas de las enfermedades infecciosas más graves. Una vez que su hijo fue vacunado contra una enfermedad específica, su cuerpo luchará contra esta de manera más eficaz si sufre una infección. Hable con su médico para asegurarse de que su hijo tiene todas las vacunas recomendadas.

Lavarse las manos

Suena obvio, pero lavarse las manos con agua y jabón es una de las mejores maneras de evitar que los gérmenes y las bacterias de propaguen. Enséñele a su hijo a lavarse las manos:

  • Antes de comer
  • Después de ir al baño
  • Después de jugar con una mascota o animal
  • Después de toser, estornudar o sonarse la naríz
  • Después de tocar algo sucio (por ejemplo, lápices masticados, pañuelitos usados, etc.)
  • Cuando lucen sucias

Cuando su hijo empiece el colegio o la guardería por primera vez, miren juntos a su alrededor y muéstrele dónde puede lavarse las manos.

Usar pañuelos descartables

Los gérmenes se pueden transmitir a través del aire cuando tosemos o estornudamos. Aliente a su hijo a usar pañuelos descartables cuando tose, estornuda o le gotea la naríz, a que los tire al contenedor de basura, y a lavarse las manos minuciosamente con jabón antibacterial.

Si no tiene pañuelos descartables, en vez de que tosa tapándose con las manos, aliéntelo a que tosa o estornude tapándose con el codo o la parte superior del brazo para evitar la propagación de las bacterias.

No los lleve al colegio cuando sea necesario

Si su hijo se siente muy mal como para formar parte de las actividades grupales o si sufre una infección específica por la que debe ser excluído del grupo (por ejemplo, varicela), no debe ir al colegio. Es mejor no llevarlos. Esto evitará que los gérmenes y las bacterias se transmitan a los otros niños, y le dará a su hijo tiempo para recuperarse.
Pregúnte en el colegio o la guardería sobre sus consejos para cuando no asisten a clases.

Primeros auxilios en casa

A medida que su hijo crece y empieza a explorar el mundo, ocasionalmente aparecerá con algún rasguño o raspón. Tenga un kit de primeros auxilios en casa para los pequeños cortes o raspones que idealmente contenga:

  • Apósitos y vendajes esterilizados
  • Guantes de látex (o algún equivalente)
  • Ganchos alfileres y tijeras de seguridad
  • Cinta y gasa hipoalergénicas

Trate todas las heridas tan pronto como sea posible.